lunes, 1 de septiembre de 2008

El disco rayado. Una técnica para decir no.

Decir no es una habilidad conocida como asertividad. En Asertividad. Cuando digo no me siento culpable. planteaba una visión general y hablaba de ciertas técnicas para aprender a decir no. Hoy quería hablar en concreto de una, el disco rayado.


vinil shiny, cortesía de Naomi Ibuki.


Para comportarse adecuadamente y hacer valer nuestros derechos asertivos debemos apender a imponer esos derechos. Lo que nos diferencia a los humanos de los animales es nuestra capacidad a expresarnos verbalmente para resolver conflictos, a diferencia de los comportamientos primarios de lucha o huida. Pero no vale con explicar nuestros derechos asertivos a la otra persona con frases como: "Deje de manipularme", "Me estas chantajeando emocionalmente"... Para imponer nuestros derechos asertivos debemos modificar nuestra reacción frente a la manipulación. Existen una serie de técnicas verbales para imponer esos derechos. Una de ellas es la técnica del disco rayado.

Para comenzar una pregunta "¿Por qué pierdes la partida cuando intentas que el mecánico rectifique la reparación defectuosa que te hizo?" Si no sabes responder a esta respuesta quizá te interese seguir leyendo. La respuesta es porque nos damos por vencidos al primer "No" del mecánico. Perdemos porque cedemos a la primera de cambio. El hombre nos dice "No" y nosotros escondemos la cabeza bajo el ala y decimos "Bueno, bueno." La clave está en la persistencia. Este hombre suele tener pocos "No" como respuesta. Si tiene solamente tres a ti te basta con cuatro. A lo mejor piensas que no puedes hacer eso, replicar cuando alguién te dice "No". Podemos aceptar el "no querer" pero no el "no poder". Y sino quieres insistir seguramente te hayan educado como a todos "Hay que ser amable y hacer caso al pobre mecánico cuando dice "No", al fin y al cabo sólo quiere ganarse el pan". Pero, ¿quién dice que si hace una chapuza en nuestro coche debemos seguir protegiéndole y subvencinandole?". Si somos así debemos aprender a ser más persistentes.

Uno de los aspectos más importantes de ser asertivos consiste en ser persistentes y en repetir una y otra vez lo que queremos, sin enojarnos, irritarnos ni levantar la voz. La mayoría de las veces, para comunicarnos eficazmente en una situación conflictiva, debemos insistir y aferrarnos a nuestra opinión. Para aprender a ser persistentes, la persona no asertiva no debe dar explicaciones o excusas acerca del "por qué" quiere lo que quiere. Una técnica verbal que enseña a ser persistentes se denomina disco rayado. Entrenándonos a hablar como si fuesemos un disco rayado, aprendemos a mostrarnos persistentes y a hacer caso omiso a los intentos de desviar la cuestión por parte de la persona a la que pretendemos imponernos asertivamente.

Si empleas la técnica del disco rayado, nada de lo que diga tu interlocutor podrá contigo, y seguirás diciendo con voz tranquila y repititiva, lo que deseas decir, hasta que la otra persona acceda a tu petición o acepte un compromiso. Consiste básicamente en repetir la misma frase más o menos de forma parecida "Por favor, llame al encargado", "Si no le importa, hágale venir", "Me gustaría que viniese el encargado" "Llámelo y digale que venga"... así hasta que a la otra personas se le acabe el número de "No". No importa las palabras que digas lo importante es la persistencia.

Pero, ¿Qué sucede cuando nuestro interlocutor se muestra asertivo con nosotros? Ocurre, simplemente, que ambos han hecho valer sus derechos asertivos, nuestra capacidad para enfrentarnos con el coflicto crece y el conflicto se establece en torno a los datos reales del problema o de la cuestión, y su solución deja de depender de quién es el mejor o peor manipulador. Siempre cabe llegar a un acuerdo con los demás, en cuestiones materiales, si el compromiso no afecta a nuestros sentimientos personales de respeto a nosotros mismos.

Hacer valer nuestros derechos asertivos nos permite resolver conflictos al poner a los interlocutores al mismo nivel eliminando los sentimientos personales. Si te sientes herido o manipulado el acuerdo queda lejos y no se alcanzará una solución al problema, el problema quedará sin resolver.

¿Sabés decir no? ¿Has probado alguna vez la técnica del disco rayado? ¿Cuáles son tus técnicas para resolver conflictos? Comparte tus experiencias en El Inconformista.

Más información sobre asertividad: Cuando digo no, me siento culpable. (Manuel J. Smith)

17 comentarios:

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola,

La verdad que hay que ser persistente como bien indicas y no rendirnos al primer no.

Hay que seguir intentándolo y comunicarlo de forma distinta hasta conseguir una respuesta distinta de nuestro interlocutor.

Esta técnica usada con cabeza funciona muy bien.

Anónimo dijo...

A mí no se me da mal del todo lo de la asertividad.

Es cuestión de foco y de paciencia. Una idea clara repetida las veces que haga falta. Táctica de cangrejo: pinzar y no soltar.

La cara de cabreo, voz seria, hablar pausado y, a la primera tontería, pedir hablar con el superior o en su lugar el libro de reclamaciones funciona de lujo :-)

JM

Antonio dijo...

Excelente artículo, es realmente un arte lo de ser asertivo.

alfredus dijo...

Usar el "NO" en ciertos momentos puede ser una actitud de cooperación con el otro y no sólo como un elemento defensivo.

"Su propuesta no me parece interesante.¿Cómo podríamos reformularla para que resulte más atractiva?"

Yoriento dijo...

Que NO, que NO, que NO estoy de acuerdo¡ ;-))) Ay, cuanto entrenamiento en Habilidades sociales hace falta todavía por los mundos laborales...

Daniel dijo...

''seguramente te hayan educado como a todos "Hay que ser amable y hacer caso al pobre mecánico cuando dice "No"''

Cuánto daño ha hecho la buena educación. Tengo la mala costumbre de creer que cuando alguien dice que NO lo hace sinceramente (al igual que cuando me prometen una fecha de entrega o espero a que contesten a un e-mail).

Oscar dijo...

@juan: Me quedo con lo de usar esta técnica con cabeza y reformulando de distintas formas la frase de persistencia. Es como echar un pulso, que no, que no y que no!

@jm: Lo de la cara de cabreo no me sale (aunque a veces parece que la llevo puesta, dicen que soy serio) intento ser tan amable que me pitorrean. Tomo nota.

@antonio: Me alegro de que te guste el artículo, son los que más me cuesta hacer, los que redacto de pe a pa sin traducir de ningún sitio.

@alfredus: Me gusta ese no constructivo. El No solo cierra puertas para la negociación.

@yoriento: Pues si hace falta mucho entrenamiento en habilidades sociales, a veces mi empresa parece un parbulario :-)

@daniel: La verdad es que si, que mala la "buena educación", luego nos pasamos la vida reeducandonos, pero al final si a los que nos educaron los educaron mal?:-) Cuando alguien te dice "No" se está salvando a si mismo para que lo haga otro :-), esos son los que progresan, los que hacen lo suyo y punto. Creo que todos tenemos mucho que aprender.


Muchas gracias a todos por pasaros. Me alegro de que os haya gustado el artículo y espero seguir sacando posts interesantes. Estoy llegando a una cifra de suscriptores...me tiemblan las canillas.

Muchas gracias por estar ahí inconformistas!

Vanesa dijo...

Realemte excelente el articulo ya tome nota de todo!

saludos!

José Luis del Campo Villares dijo...

Buenas amigo.

Me ha encantado el post y más cuando recientemente he hecho yo uno sobre las conductas pasiva, agresiva y asertiva.

Tras leerlo, me he imaginado el ejemplo cinematográfico que siempre pongo yo: "todas las películas en las que James Stewar actuaba, intentaba erre que erre solucionar los problemas de los demás pero con una conducta asertiva siempre".

Me ha encantado el post.

Un saludo

Oscar dijo...

@vanesa: Hola Vanesa, me alegra que te haya gustado. ¿Cómo te va con tu atrevido blog? Gracias por pasarte.Un saludo!

@jose luis: Hola Jose Luis,la verdad es que no he visto ninguna de James Stewart ¿cómo es eso de solucionar los problemas de los demás con asertividad? Me alegra de compartir temática en algunos posts. Un saludo y gracias por comentar.

eSadElBlOg dijo...

Me has hecho recordar extenuantes tardes de discusión con mi hermano SI NO SI NO SI NO SI NO y entonces uno cambiaba SI NO SI NO NO...SI!

yo tomo nota, tomo nota nota, tomo nota, tomo nota...que me hace falta que a veces me da mucha pereza discutir...

vanesa dijo...

Oscar: Con el blog bien me gusta el tema e intento dejar atras prejuicios y hablar libremente de sexualidad,gracias por preguntar, y no es tan atrevido! ;) Besos

Oscar dijo...

@esadelblog: Que casualidad, a mi también me da pereza discutir, lo considero una tontería y acabo cediendo a la primera de cambio. Gracias por pasarte.

@vanesa: Un saludo y nos vemos. Gracias por recontestar. Muchos dejamos comentarios y luego no volvemos. Ya es atrevido algo que se enfrenta a los prejuicios, los blogs suelen ser politicamente correctos y el tuyo resulta cuanto menos imnnovador. Mucha suerte.

José Luis del Campo Villares dijo...

Buenas.

Pues muy fácil. Iniciar con todas las partes del problema iniciativas de acercamiento, buscando una soluciones para todos sin que nadie salga perjudicado, buscando en todo momento el diálogo como medio de solucionar problemas.

Oscar dijo...

Hola José Luis, gracias por aclararlo. Poco a poco voy siendo más diplomatíco, intento dar la razón al otro primero en algo y después ir con el pero. Parece que no pero la forma de comunicarse es muy importante.

Un saludo.

Anónimo dijo...

La Verdad En Estas Paginas No Hay Nada .........
Todo Lo Que Qres Buscar Nada Eh........
Pones Algo Y Te Aparece Cualquier Cosa.....
NO SABEN NADAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA...............


Chau Y Aprendan Mas Antes De Todo-----------

Marisela dijo...

Hola!me parece un tema muy interesante.Es una buena tècnica para utilizarla en la vida diaria...eso considero!

Publicar un comentario