lunes, 7 de julio de 2008

Cómo sobrevivir a un cambio de jefe

Hoy escribe para El Inconformista Pedro Robledo de Guía de Gerencia, blog muy recomendable para hablar de gerencia, negocios, desarrollo personal y liderazgo. Pedro en está ocasión nos regala sus trucos para tratar a tu nuevo jefe.

En la vida hay ocasiones en las que nos tenemos que enfrentar a un cambio. Uno de los potencialmente más traumáticos es el cambio de jefe (bien porque cambia tu jefe, bien porque cambias de empresa).


Sun and Signs, cortesía de .: sandman.

Sin duda, más de la mitad del éxito en tu trabajo será la relación que logres tener con dicha persona, así que más vale que tengas las cosas muy clara y empieces a trabajar la relación ¿No sabes muy bien cómo? ¿Andas un poco perdido? No te preocupes, aquí tienes unas cuantas pistas:

Acciones a evitar con tu nuevo jefe

No critiques el pasado: Tienes mucho que perder y muy poco o nada que ganar. Limítate a hacer los cambios necesarios.

No te alejes: Eres el responsable de que la relación funcione así que no te mantengas distante. Intenta plantear y solucionar cualquier problema de comunicación porque de no ser así, la relación puede llegar a ser complicada y agobiante.

No sorprendas a tu jefe: Si hay algo que debería saber debes decírselo, aunque sea algo incipiente. Es mucho mejor así para que no se entere por una tercera persona.

No te dirijas al jefe sólo para comentarle problemas: Si sólo acudes a tu jefe para contarle problemas te convertirás en un mensajero de desgracias, lo cual no es nada recomendable ;-)

No examines tu lista: No seas el típico pesado que a la mínima oportunidad empieza a recitar todas las acciones que ha llevado a cabo en la última semana. Tenlo todo organizado y por escrito, pero sólo transmite esa información si te la solicitan.

No intentes cambiar al jefe: Él es el jefe, así que debes tú adaptarte a él y no al revés. De todos modos lo mejor es poner de manifiesto las diferencias para poder solucionarlas lo antes posible.

Acciones a desarrollar con tu nuevo jefe

Responsabilízate al cien por cien de hacer que la relación funcione: Esto es responsabilidad tuya y es tu objetivo principal. Si no puedes lograrlo no importará lo bien que hagas tu trabajo, así que trabajo sobre ello.

Aclara las expectativas mutuas pronto y a menudo: Tienes que saber qué espera de ti y que espera de tu trabajo en cada momento. Si los números no van a salir, comunícalo; si un problema puede surgir, comunícalo. Las malas noticias hay que comentarlas cuanto antes. Comprueba que las expectativas de tu jefe no han cambiado.

Negocia plazos para el diagnóstico y la planificación de las acciones: Tienes que conseguir tiempo para organizarte, para formarte, para hace un análisis de situación y planificar. No dejes que te presionen para tomar decisiones sin estar listo.

Apunta a victorias iniciales en áreas que sean importantes para tu jefe: Tienes que saber qué cosas son las más importantes para tu jefe y trabajar para conseguirlas. Así de sencillo. No importa que consigas un gran logro si no está dentro de un área que tu jefe considera importante.

Intenta dar una buena impresión a las personas cuya opinión respeta tu jefe: Esto es de cajón. Parte de la opinión que se forme tu jefe sobre ti se basará en parte en lo que oiga decir a otras personas, en especial a las personas cuya opinión respeta especialmente. Descubre quienes son esas personas y déjales ver lo bueno que eres.

Espero que todos estos consejos te hayan ayudado o te ayuden para afrontar el cambio de un nuevo jefe. Si tienes alguno que quieras compartir no tienes más que utilizar los comentarios ;-)

Un saludo!

(Fuente: Los primeros 90 días, Michael Watkins. Ediciones Deusto)


Pedro Robledo es el autor de Guía de Gerencia, un blog sobre economía, empresas, desarrollo personal… Si te gustó puedes suscribirte a su blog aquí.

6 comentarios:

Pedro Robledo dijo...

Es un gustazo escribir en El Inconformista. Espero que estés disfrutando mucho en tu luna de miel y nos veamos en persona otra vez (así me cuentas lo bien que ha ido todo).

Un saludo!

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Pedro,

Muy buenos consejos.

Saludos,

Senior Manager dijo...

Estemos claros que en muchos aspectos dependemos del jefe sea nuevo o no para por ejemplo: aumentos de sueldo, vacaciones, evaluaciones de desempeño entre otros... Así que estos consejos van muy bien enfocados para mantener una buena relación con la persona, que más que bien, tiene en sus manos parte de nuestro futuro en la empresa.
Sería poco inteligente no llevarlos a cabo a menos que deseemos retirarnos de la empresa.

bloggera dijo...

He dado con este blog casualmente y me ha parecido interesante.
El artículo del jefe tiene muy buenos consejos.
Te invito a echar una ojeada a nuestro blog: http://empleo.universiablogs.net

Pedro Robledo dijo...

Me alegra mucho que os haya gustado el artículo. Muchas gracias a los tres.

Un saludo!

Oscar dijo...

Hola Pedro, gracias por escribir en mi blog, es un verdadero honor. Gracias por mantener este modesto lugar vivo en mi ausencia.

Lo he pasado bien aunque necesito otras vacaciones despues de 7000 km al volante. Espero estar en condiciones de escribir un post en breve.

Eso, a ver si nos vemos y nos tomamos unas cervecitas que hace un calor que no veas.

Un saludo.

Gracias a todos por comentar.

Publicar un comentario