miércoles, 30 de enero de 2008

¿Te interrumpen constantemente?

¡Vaya tarde! Cada 5 minutos Mike acudía a mi mesa y me interrumpía con preguntas como: "¿Compro o vendo?" "Podrías venir un momento es que mi ordenador...". Lleva seis meses con nosotros y a veces me pregunto si se entera de algo. ¿Qué puedo hacer?

¿Eres la clase de persona a la que constantemente están preguntando o pidiendo cosas? ¿Sientes que acabas haciendo el trabajo de los demás y no el tuyo?

Mi amiga Kelly nos cuenta cómo reducir las interrupciones indeseadas y seguir centrados en nuestros propósitos.

Normalmente nos interrumpen porque hemos entrenado a nuestros compañeros para que nos interrumpan. Es decir, les hemos hecho entender que está bien que nos interrumpan. Otro caso, es habitar en el interior de una cultura de interrupciones, que en tu empresa sea normal interrumpir. En este último caso, el reto es mayor, puesto que toda la organización se comporta de la misma manera.

Da opciones y se educado. Si te preguntan: "¿Tienes un minuto?" y realmente no lo tienes ofrece una hora para quedar. Si te encomiendan una actividad que hará que te satures, depende de ti aceptarlo o no y en qué plazo. La comunicación es la clave.

¿Te sucede esto?¿Haces algo para evitarlo? Es algo que me preocupa y esta limitando enormemente la productividad, además me cansa.

6 comentarios:

gaVar dijo...

Por desgracia lo que comentas es bastante frecuente o, al menos, esa es mi experiencia.

A no ser que se trate de algo realmente crítico, prueba a decir simplemente que no puedes y ofrece una fecha/hora en la que estarías disponible. Al principio te costará un poco pero después te saldrá de forma natural.

Verás por cierto que en más del 90% de los casos no vuelves a oir hablar del tema.

Por otra parte, yo el móvil lo tengo habitualmente en modo Reunión y aproximadamente cada 4 horas miro las llamadas perdidas y las devuelvo. Algo parecido hago con el e-mail.

Puedo asegurarte que con estos sencillos cambios "dispararás" tu productividad.

JM

David Diego D. dijo...

Esto me recuerda lo de "aprender a decir que no". Es dificil y requiere práctica. Hay que aprovechar esas ocasiones que comentas para aprender a decir no de manera asertiva. Si entrenas tu asertividad con estos pequeños momentos que no tienen grandes consecuencias, te será más fácil decir que no a grandes decisiones de tus superiores.

Esta página está muy bien: http://www.athealth.com/Consumer/disorders/assertiveness.html especialmente la parte que habla del método DESC

Un saludo

David D.

Alejandro dijo...

Mi visión sobre este asunto es la siguiente:
Lo bueno seria poder decir que no siempre que quisieras, pero cuando el trabajo de otra gente depende directa o indirectamente de ti, la cosa se pone jodida.
Aparte de las interrupciones, la productividad tambien la destrozan las reuniones interminables y absurdas, que se repiten semana tras semana, o las dudas / preguntas de compañeros que podrían enunciarse en 3 minutos y en su lugar se emplean 40 minutos.

Al final acabas posponiendo tu trabajo planificado para ese dia a la siguiente semana.

Creo que es dificil salir de ese circulo donde los demás dependen de ti. Quizás pueda ayudar marcar un horario para resolver esas insignificantes cuestiones que tanto tiempo hacen perder.

Oscar dijo...

Primero gracias por pasaros por El Inconformista y por colaborar con vuestros comentarios. Según he ido leyendo vuestros comentarios los he ido aplicando y estoy consiguiendo dominar un poco la situación.

@gavar Te he hecho caso en eso de decir no puedo y quedar a una hora, creo que despues de comer es buena hora. Intento tambien que me lo pasen por email para verlo y ya les comentaré. Yo lo del movil es difícil pues no me gusta dejar a los clientes esperando, pero el email estoy empezando a dominarlo, he bajado de 3 consultas diarias a 2 y el mundo no se acaba por eso.

@david Lo de la asertividad es una buena solución, he leido algún libro sobre eso que por cierto deje a la mitad, me es difícil ser asertivo cuando tengo mucho estress, pero hay que seguir intentandolo y es que tengo un pronto muy malo.Me miraré la página que me dices.

@alejandro A mi me hacen muchas consultas, y a veces me saturo, creo que si me lo mandan por email soy más efectivo, pero cuando te coge un pesao y te cuenta algo que para ti lleva 5 minutos te desesperas viendo pasar los minutos, y que te lo cuentan tres veces. Lo de las reuniones es la pera, a veces 8 horas, para que te cuenten cosas que ni te van ni te vienen. Creo que el truco bueno es el de gavar: posponer, el "luego a las 4 lo vemos" o algo así, además hay gente que quiere solucionarlo en el momento, si tu le dices que no buscará a otro. Quizá un truco, sería decirle ¿cuentame que te pasa? Lo anotas, y dices, "buena pregunta tengo que pensarlo" y te piras.

Espero volver algún día con un post sobre esto más completo. Me parece un tema interesante. Gracias de nuevo.

uberum dijo...

Aqui el secreto es aprender a decir no sin convertirlo en una afrenta. Cuanto antes marques limites menos "traumatico" sera el momento en el que quieras poner coto a las constantes interrupciones.

Oscar dijo...

Gracias por pasarte Ube. Y siento no haberte contestado antes. Tienes razón en poner coto cuanto antes, la gente se acostumbra a "mal usarte" y luego es difícil recuperar tu espacio, puedes resultar maleducado incluso. Poco a poco, ahora no digo ya de repente, sino "lo vemos mañana" "mejor esta tarde"...

Publicar un comentario